CONSEJOS PARA DISMINUIR LA ANSIEDAD PANDÉMICA – PARTI I

13 de abril de 2020 by edmecon0
ansiedad-coronavirus.png

La pandemia de COVID-19 es una experiencia sin precedentes en nuestra vida. Está teniendo un efecto generalizado debido a lo misterioso, potencialmente peligroso y sostenido que es. No sabemos qué tan malo va a ser o cuánto va a durar. Tenemos desastres naturales como huracanes y terremotos, pero son limitados en tiempo y alcance. Sin embargo esta pandemia global es algo que aún no podemos calcular la duración, generando incertidumbre, preocupación y miedo.

Aquí es donde deben entrar los profesionales de la salud mental.

Las poblaciones afectadas por esta pandemia pueden clasificarse en diferentes grupos en función de sus consecuencias y necesidades de salud mental.

  1. Primero tenemos, por falta de un término mejor, «el bien preocupado». Estas son personas sin trastorno mental preexistente que están      naturalmente preocupadas por esto y están tratando de tomar las medidas adecuadas para protegerse y prepararse. Para tales individuos, el equivalente de primeros auxilios de salud mental debería ser útil (hablaremos de esto en un momento). Dada la orientación y las fuentes de información adecuadas, la
    mayoría de esas personas deberían poder manejar la ansiedad, la preocupación y la disforia asociadas con esta pandemia crítica.
  2. Curiosamente, las personas con enfermedades mentales graves, como la esquizofrenia y las psicosis afectivas y no afectivas, parecen ser menos vulnerables a los efectos inductores de      estrés de la catástrofe. Es posible que la pandemia se convierta en delirios o exacerbe los síntomas, pero paradójicamente, las personas con enfermedades mentales graves a menudo responden con más calma a las crisis que las personas sin ellas. Como resultado, el número de estos pacientes que requieren ingreso a la sala de emergencias por una posible exacerbación de los síntomas probablemente no será mucho mayor de lo      normal.
  3. Luego están aquellos que tienen condiciones mentales preexistentes relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, estrés o tendencias obsesivas. Probablemente van a tener un aumento en sus síntomas y, como tal, una necesidad correspondiente de ajustar el tratamiento. Esto puede requerir un aumento en sus medicamentos existentes o la adición de un medicamento determinado para esos síntomas, o quizás un contacto más frecuente con su médico o terapeuta. Debido a que los viajes y las visitas directas no se recomiendan en este momento, se deben utilizar métodos virtuales de comunicación para hablar con estos pacientes. Tales métodos han existido por mucho tiempo pero no han sido adoptados en grandes cantidades; Este puede ser el ímpetu para que finalmente suceda. Usar el teléfono, FaceTime, Skype, WebEx, Zoom y otros medios de videoconferencia deberían ser factibles. Como los
    procedimientos      de facturación se están adaptando para este momento, no hay razón para que las personas no puedan comunicarse con su proveedor de salud mental.

El abuso de sustancias también es una condición vulnerable a los efectos del estrés de esta pandemia. Esto incitará o tentará a aquellos a usar sustancias que han abusado o utilizado en el pasado como una forma de automedicarse y calmar su ansiedad y preocupación.

¿CÓMO HACER FRENTE A UNA SITUACIÓN SIN PRECEDENTES? 

Para los bien preocupados y para los médicos que tienen miedos comprensibles sobre la exposición:

  • Hay varias cosas que puede tratar de controlar su ansiedad.
  • Hay círculos concéntricos de preocupación que debes mantener. Piense en ello como las instrucciones en un avión cuando, si hay una caída en la presión de la cabina, se le pide que aplique su propia máscara de oxígeno antes de colocar una en su hijo.
  • De la misma manera, primero debe pensar en protegerse limitando su exposición y monitoreando su propio estado físico para detectar cualquier síntoma. Además debes preocuparte por tu familia, tus amigos y también por la sociedad.
  • Esta es una situación en la que es imperativo el impulso y el espíritu de preocuparse por sus semejantes, que son los guardianes de su hermano.
  • La epidemia se ha afrontado con éxito en algunos países, como Singapur y China, que, una vez que se hicieron cargo, pudieron limitar el contagio de una manera muy dramática. Pero estos son gobiernos autoritarios. Estados Unidos no funciona de esa manera, que es lo que hace que apelar al principio de cuidar a los demás sea tan crucial. Puede protegerse, pero si otras personas tampoco están protegidas, puede que no importe.
  • Tienes que preocuparte no solo por ti sino por todos los demás.
  • Aunque esto es malo, algunos países ya lo han pasado. Y lo superaremos también.

Cuando se trata del manejo del estrés, recomiendo:

  •  No catastrofarse ni mirar los medios de comunicación las 24 horas, los 7 días de la semana.
  • Distraerse con otro trabajo o actividades recreativas.
  • Comuníquese y comuníquese, virtualmente, por supuesto, con amigos, familiares y proveedores de atención médica según sea necesario.
  • Mantenerse en contacto actúa no solo como una diversión, sino también como una salida para calmar sus sentimientos, su sensación de estar solo en esto, de estar y/o sentirse aislado.
  • También hay mecanismos de reestructuración cognitiva que puede emplear. Considere que aunque esto es malo, algunos países ya lo han pasado. Y lo superaremos también. Es comprensible que se pregunte: ¿qué significaría estar expuesto? En la mayoría de los casos, puede decir: «Voy a tener gripe y síntomas que no van a ser agradables, pero he tenido gripe o enfermedad grave antes».
  • Recuerde que ya se están probando tratamientos antirretrovirales en ensayos clínicos y que muestran eficacia. Es bueno saber que antes de que termine esta pandemia, algunos de estos tratamientos probablemente se aplicarán clínicamente, principalmente a aquellos que están gravemente afectados y en cuidados intensivos.
  • Diagnostícate a ti mismo. Controla tu estado. Determina si el estrés realmente te está afectando. ¿Está afectando su sueño, apetito, concentración, estado de ánimo? Y si tiene una afección psiquiátrica preexistente, no tenga miedo de comunicarse con su proveedor de salud mental. Comprenda que va a estar ansioso, lo que puede agravar sus síntomas y requerir un ajuste en su tratamiento. Está bien. Es de esperar y su proveedor debe estar disponible para ayudarlo.
  • Controlar este brote a través de la misma guía epidemiológica de prevención de enfermedades infecciosas que funciona en sociedades autoritarias no será aplicable aquí debido a las libertades que experimentamos en la sociedad estadounidense. Esto escribe el Dr. Jeffrey A. Lieberman.
  • Pero nosotros somos peruanos y si seguimos los consejos que nos dan nuestras autoridades, saldremos adelante al igual que lo hicieron estas sociedades autoritarias, porque como dijo nuestro presidente Martín Vizcarra: El Coronavirus: “no lo vence el país con más poder económico sino el país con una población disciplinada” y esa población lo formamos todos nosotros.
  • Lo que determinará nuestro éxito es la creencia de que estamos juntos en esto, que nos vamos a ayudar mutuamente. Deberíamos estar orgullosos de eso, ya que muestra cómo las personas de todo el mundo se ponen de pie en situaciones como esta.
  • También tengamos en cuenta que, aunque todos se ven afectados y experimentan niveles de estrés y dislocación previamente inimaginables, son los proveedores de atención médica los que realmente están en primera línea. Están bajo una tremenda presión para continuar actuando heroicamente, con un gran riesgo para ellos mismos. Se merecen una verdadera deuda de gratitud.
  • Lo superaremos, pero a medida que lo hagamos, no terminará hasta que hayamos pasado una prueba extrema de nuestro carácter. Ciertamente espero y confío en que estaremos a la altura.

Traducido y adaptado de lo escrito por el: 

Dr. Jeffrey A. Lieberman, MD. 31 de marzo de 2020

Presidente del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia. Es ex presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría

Traducido por: 

Claudia Gabett Mejía Rojas

Médico Residente de Medicina física y rehabilitación del Instituto Nacional de Rehabilitación Lima-Perú


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


EDMECON

EDMECON será tu socio estratégico para mejorar la cultura de prevención de la salud mental, capacitaciones, talleres y artículos escritos por médicos especialistas, en nivel básico de entendimiento para las empresas y el público en
general

Ubícanos en:

Calle los Antares 308 Torre-A, Surco,
Lima, Perú.

Artículos Recientes

Copyright © 2019 EDMECON - Todos los derechos reservados.